Guía de ideas para celebrar su primer cumpleaños

 

Un poco de organización y planificación puede hacer que mucho trabajo se convierta en una exitosa fiesta cumpleaños para tu bebé.  Seguir nuestra guía para planear la primera fiesta de cumpleaños puede ser muy útil cuando se trata de planificar y celebrar el primer cumpleaños de tu pequeño.

En esta etapa tu bebé no es lo suficientemente grande para participar de la planeación de su fiesta. Sin embargo, esto no significa que no pueda divertirse con el desarrollo de algunas ideas para su celebración. Hemos diseñado una detallada lista de tareas que se deben hacer previas a la fiesta. También hemos incluido algunas sugerencias para que tengas en cuenta al momento de planear el primer cumpleaños de tu bebé.

Sólo recuerda que la estrella de la fiesta puede encontrar las celebraciones un poco abrumadoras, así que es importante mantener en mente sus necesidades y planificar de acuerdo a ellas.

 

Pasos para planear la fiesta de cumpleaños número 1.

Momento

Tareas para hacer

4 semanas antes del evento

* Decide la lista de invitados. Recuerda mantenerla razonablemente corta para que tu bebé no se sienta abrumado en su día.

* Decide el tema. Echa un vistazo a nuestras sugerenciasAQUÍ.

* Elije el lugar y la hora adecuada para realizar la celebración, que sea adecuado y que cubra las necesidades de tu pequeño para no estresarte. Tener que llevar la comida y a tu bebé en algún lugar diferente de tu casa puede hacer las cosas más difíciles.

* Haz tus propias invitaciones y publicas. Esto dará a tus invitados suficiente antelación.

* Reúne a tus amigos y pregunta quién te puede ayudar. Asegúrate de que estén disponibles para el día del evento.

* Compra un libro de visitas.

1 semana antes del evento

* Compra las decoraciones de acuerdo al tema que has elegido.

* Planea los juegos que te gustaría jugar.

* Compra los platos y cubiertos desechables y globos.

* Elije una lista de reproducción de música. Dada la edad de tu bebé, la idea es poner rondas infantiles y guardar los últimos éxitos de la radio para cuando se haya ido a la cama.

* Haz una lista de los alimentos que tendrás que comprar para la fiesta. La idea clave aquí es definir qué cosas se pueden comprar con anterioridad (que no se dañen muy rápidamente) y aquellas que se deben comprar el mismo día del evento.

* Una vez que hayas planeado el menú, haz un itinerario de cocina para que puedas hornear y congelar las cosas necesarias para el gran día. No lo dejes todo para la noche anterior o la mañana del evento ya que puede ser demasiado estresante para un día tan emocionante.

* Compra algunas bolsitas para golosinas (recordatorios). Dada la temprana edad de tu bebé, una buena idea es hacer esto para los niños más grandes y los padres.

2 días antes del evento

* Envía las invitaciones faltantes o excepcionales.

* Compra cualquier comida que falte para la fiesta.

* Compra algunas bolsas de basura extra.

* Pon las bolsas de recuerdo juntas y guardarlas.

* Hornea el pastel de cumpleaños. Es una idea práctica hornearla y congelarla antes de poner la crema y la decoración. Asegúrate de que la cámara de vídeo y la cámara fotográfica están cargadas y listas para usarlas. ¡Seguro querrás capturar todos los recuerdos de este día tan especial!

* Evita cualquier accidente por causa de las velas de cumpleaños, guarda los cerillos de forma segura. Aunque puede ser sólo una vela, debe ser una muy buena y merecida vela.

* Dale instrucciones a quien te está ayudando en la fiesta. De esa manera puede ser de más utilidad y hacer que el día avance más suavemente.

El día del evento

* Prepara los sándwiches y pica y almacena la fruta.

* Una buena idea para mantener bocadillos frescos es mantenerlos cubiertos con una tela.

*Pon la decoración para la fiesta

* Pon un par de globos en el frente de la casa para que los invitados que no han ido a tu casa, puedan encontrar más fácilmente el lugar.

* Pon lejos cualquier objeto que pueda romperse o que sean de valor.

* Pon la mesa.

 

Ideas útiles.

• Si tienes una mascota asegúrate de que él o ella esté ausente durante la fiesta. Aunque que pueden ser el mejor amigo de tu bebé, otros niños pueden no estar acostumbrados y pueden sentirse afligidos por su compañía.

• Cuando se trata de planear el menú, menos es mejor cuando se trata de niños de un año de edad. Los invitados podrían traer su propia comida para sus hijos así que la mayoría de la comida será para los adultos de la fiesta. Una idea simple y elegante para atenderlos es proporcionarles platos individuales y dejar una mesa donde ellos se puedan servir algunos sándwiches, fruta picada y pastel. Mira nuestras ideas de comida para fiestas de cumpleaños.

• ¡No trates de hacer esto sin ayuda! Este es un buen momento para pedir favores a los padrinos, tíos y tías. La idea es que te ayuden con cosas como la decoración y ocupándose de tu bebé mientras tú saludas a los invitados. Otra idea puede ser ponerlos a marcar los regalos de tal forma que tú puedas llamar a cada persona y darle las gracias más adelante.

• A medida que lleguen tus invitados, dales unos minutos para que llenen el libro de visitas. Pídeles que dejen un mensaje para tu bebé y compartan algo especial, podría ser su cita favorita o algunas palabras de sabiduría que han encontrado útil a lo largo de los años. Puedes solicitar a los invitados que añadan algo a este libro en cada fiesta de cumpleaños de los años siguientes. Esto será especial para tu bebé cuando sea mayor ya que será un registro de aquellos que lo rodearon y lo amaron desde sus primeros años.

• Cuando se trata de la decoración es bueno mantener los globos y los colgantes fuera del alcance del bebé. Asegúrate de deshacerte de los globos después de la fiesta ya que son un riesgo de asfixia. Trata de no saturar la habitación con decoración ya que podría ser molesto para tu bebé ver su ambiente familiar adornado con cosas extrañas.

• Si la fiesta de cumpleaños de tu bebé se compone principalmente de adultos, puede ser bueno asegurarse de que, si se sirve alcohol, sea de forma discreta y por supuesto asegúrate de que esté fuera del alcance de las manos de un pequeño. El alcohol es extremadamente peligroso para los niños y los bebés ya que puede causar daño hepático grave. Dicho esto, mantén los líquidos en lugares elevados y lejos de manos curiosas.

• La cantidad de invitados que vayas a tener, te dará una idea del tipo de recordatorios que puedes ofrecer. Asegúrate de ofrecer pocas golosinas. Por lo general, un cupcake o un pedazo de torta de cumpleaños es más que suficiente para enviar a casa con los padres. Si quieres darles una pequeña bolsista, puedes reciclar algunas de tengas guardadas. Alternativamente, puedes conseguir bolsas de fiesta en tu supermercado local o comprar bolsas de papel y decorarlas tu misma. Elije el contenido con cuidado a menos que le entregues el recordatorio a los padres para que ellos lo administren.  Una buena idea es hacer que los recordatorios tengan el mismo tema de la fiesta. Así, si el tema es picnic de osos de peluche, puedes poner algunos stickers de osito o si es una fiesta de mariquitas, puedes poner algunos chocolates miniatura en forma de mariquita para darle un toque festivo.

• Si has hecho una pequeña fiesta de cumpleaños es bueno que agradezcas a todas las personas que le dieron algún regalo a tu hijo. Asegúrate de hacer una lista de las personas que dieron regalo y guárdala hasta haber terminado de organizar todo para poder agradecerles posteriormente.   Aquí es donde tus "ayudantes" pueden ser muy útiles, pídeles que hagan el seguimiento de los regalos por ti. Luego, puedes escribirles notas individuales dándoles las gracias por su asistencia y el regalo que han dado o puedes darles una tarjeta con una foto de tu bebé que diga algo como: "Gracias por venir a mi fiesta de cumpleaños y por darme ese hermoso regalo."

• Recuerda, Tu bebé puede encontrar la fiesta abrumadora, incluso si es pequeña por lo que es importante que te asegures que se siente seguro y a gusto durante toda la fiesta, después de todo, es su día especial. Aquí es donde la ayuda que te ofrezcan puede ser muy útil. No tengas miedo de pedir que te ayuden a lavar la loza mientras vas a darle un abrazo a tu bebé y si no puedes estar con él, asegúrate de que tu pareja o alguien que ellos conozcan y confíen esté allí para tranquilizarlos.

Te puede interesar

Dejando el chupo

Unas fotos recientes de Suri Cruise de cinco años de edad chupando su chupo ha causado diferentes noticias alrededor del mundo. Si bien muchas personas se oponen al uso de ellos, no se puede negar que es una bendición para muchos padres. Aparte de ser fáciles de reemplazar si se pierden o se dañan, son una excelente forma para ayudar a que el bebé se tranquilice.

Pero, ¿cuándo debes abandonar el chupo? Y lo más importante, ¿cómo puedes hacerlo de una manera que minimice el estrés para ti y tu pequeño?

¿Cuándo debería quitarle el chupo?

Cuando tu bebé es pequeño, sólo debería usar el chupo para calmarse, pero cuando tiene alrededor de cuatro o cinco meses esto suele cambiar por lo que expertos en el sueño sugieren que es un buen momento para abandonarlo.

Sin embargo, si lo dejas seguir usándolo, la sugerencia es que debe ser eliminado en torno a los dos años de edad. Para Natalie, madre de James (dos años de edad), esto se convirtió en una necesidad. James se despertaba varias veces por la noche y se angustiaba cuando no podía encontrar su chupo. Como resultado Natalie interrumpía su sueño regularmente ya que tenía que entrar y encontrar su chupo con el fin de que se volviera a dormir.

Además, un estudio de la Universidad de Washington indicó que el uso del chupo durante demasiado tiempo puede aumentar las posibilidades de que los niños desarrollen trastornos del habla. Un hallazgo clave fue que los niños que usaban chupo o se chupaban los dedos después de los tres años eran tres veces más propensos a tener un trastorno del habla. Así que, si tu bebé usa chupo, es muy importante limitar su uso y nunca usarlo como un medio para mantener al bebé callado.

El uso a largo plazo también puede afectar los músculos de la boca, haciendo que la lengua se mueva hacia delante contra los dientes y afecte su posición y generando problemas potenciales en el habla de tu hijo.

Consejos para abandonar el chupo

Cuando tomas la decisión de deshacerte del chupo, necesitas establecer algunas pautas para hacerlo.

En primer lugar, es útil limitar dónde y cuándo tu hijo puede usar el chupo. Idealmente, sólo debe ser a la hora de acostarse.

Es más fácil separarlos del chupo cuando son capaces de comunicarse verbalmente contigo. De esa manera puedes explicarle por qué ya no lo necesitan. Dile qué ya es un niño o niña grande y que no necesita usarlo. Una sugerencia popular, es hacer que sea menos atractivo para ellos haciendo un agujero en la parte superior del mismo, esto reduce su capacidad para chupar y lo vuelve menos agradable para ellos. Para muchos niños una vez que el chupo está "roto" perderán su interés en él.

Si es posible, establece una fecha junto con tu hijo para dejarlo y elijan un beneficiario adecuado que puede ser el hada de los dientes, Santa o el conejito de Pascua. A veces incluso tu dentista puede tener un lugar para dar de baja los chupos. Pídele a tu hijo que te lo ayude a envolver para poderlo regalar, esto les ayudará a entender mejor lo que está sucediendo.

Es importante permanecer firme una vez que haya dejado el chupo. Las tácticas de distracción son las mejores en momentos como éste y es posible que necesites encontrar un edredón, una manta suave o un juguete para darle a cambio del chupo.

Debes prepararte para ser muy paciente y apoyar a tu hijo durante la transición, pero debes dejar claro que el chupo ya no estará disponible. El chupo es una fuente de comodidad para un niño pequeño, así que trata de no quitárselo en un momento en el que estén sucediendo otros eventos importantes como un cambio de casa o la llegada de un nuevo bebé.

La vida después del chupo

Natalie sufrió tres noches con un niño muy gruñón hasta que James aceptó que su chupo no iba a volver. Ella se aseguró de entrar cada noche y tranquilizarlo dándole palmaditas suaves y hablando en voz baja con el fin de hacerle saber que no estaba solo y ayudarle a reducir sus niveles de ansiedad. Desde entonces ha dormido toda la noche.

Aunque deshacerse del chupo requiere una atención cuidadosa es importante no devolverse en el proceso una vez que hayas decidido hacerlo.

Sin embargo, lo más importante es hacerlo en un momento que sea bueno para ti y tu bebé, eso hará que la transición sea mucho menos estresante para todos los involucrados.

Te puede interesar