32 semanas de embarazo: El octavo mes

Junto a tu médico estarán decidiendo las mejores opciones de parto. Esto dependerá, en parte, de la posición en la que se encuentre tu bebé

En el transcurso de las 32 semanas de embarazo junto a tu médico estarán decidiendo las mejores opciones de parto. Esto dependerá, en parte, de la posición en la que se encuentre tu bebé. El 96% de los bebés hacen una presentación cefálica (de cabeza) cuando el trabajo de parto comienza. Existen dos posibilidades a la hora de dar a luz.

Tipos de parto en la 32 semanas de embarazo:

  • Cesárea: se produce mediante un corte en el abdomen (panza) y en el útero (matriz).
  • Parto natural: considerado normal ocurre cuando la parturienta puja para expulsar libremente a su bebé.

En cuanto al parto natural tienes dos posibilidades: que se te practique en un centro de salud o en tu domicilio. La segunda opción la eligen aquellas mujeres que creen que su casa es más segura y especial que un quirófano hospitalario. Si optas por tener a tu bebé en casa asegúrate de tener un hospital cerca por si se presentan complicaciones.

Tu cuerpo en las 32 semanas de embarazo

  • Puedes tener un flujo vaginal blanco llamado leucorrea debido a la acción hormonal.
  • Tu diafragma (un músculo que separa tu abdomen del tórax y que sirve para respirar) está siendo presionado por tu útero, lo que dificulta tu respiración.
  • Trata de sentarte derecha y acuérdate de dormir con las almohadas por debajo de tus piernas. Colócalas hacia arriba y sentirás mucho mejor.
  • Asimismo es recomendable que cuando duermas lo hagas del lado izquierdo para posibilitar la irrigación sanguínea.
  • No te asustes: recuerda que la hinchazón (edema) de tus pies es normal hacia el final del embarazo.

Tu bebé en las 31 semanas de embarazo

  • Tu bebé mide ahora cerca de 40 cm y pesa alrededor de 2200g.
  • Su pelo y uñas es francamente visible.
  • Su reactividad a los estímulos aumenta considerablemente.
  • Un bebé nacido en esta semana tiene grandes posibilidades de sobrevivir.
  • Definitivamente la estructura pulmonar está madura, sólo falta producir más surfactante de mejor calidad cada día.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar