20 semanas de embarazo: El sexo durante el embarazo

¡Felicidades, estás en la mitad de tu embarazo! Salvo que el médico haya indicado suspender las relaciones sexuales durante el embarazo, puedes seguir disfrutándolo con total normalidad en las 20 semanas de embarazo.

Llegaste a las 20 semanas de embarazo, ¡Felicidades, estás en la mitad de tu embarazo! Salvo que el médico haya indicado suspender las relaciones sexuales durante el embarazo, puedes seguir disfrutándolo con total normalidad.

El sexo hace bien y te ayudará a seguir teniendo una excelente relación con tu pareja. Muchos padres piensan que teniendo relaciones pueden afectar la salud de su bebé; los papás les genera incomodidad porque creen que pueden hacer dolorosa la situación y exponer a su mujer a malestares sin necesidad.

El sexo durante el embarazo es saludable. Nada mejor que hablar con tu pareja sobre tus necesidades y preocupaciones para hallar la manera de darse placer y felicidad mutuamente. En el caso de que tu embarazo sea de alto riesgo es posible que tengas que tomar otras precauciones y alertar al médico sobre tus inquietudes respecto del tema.

Tu cuerpo en las 20 semanas de embarazo

  • A medida que tu vientre crece también aumentan los síntomas del embarazo . Observas que casi llega hasta el ombligo (poco a poco comienza a desaparecer su forma normal). Por debajo del mismo la línea negra que ya habías notado hace algunas semanas se hace más visible.
  • En el embarazo se instalan las recomendaciones alimenticias es decir la cantidad de nutrientes que ingiere la embarazada. Los nutrientes que hay que ingerir en mayor cantidad para un embarazo saludable son las proteínas, el hierro, el calcio, el magnesio y el ácido fólico. Estos elementos son fundamentales para el desarrollo de la estructura ósea, del funcionamiento neural, del sistema inmunológico y de la completa maduración de los órganos del bebé.
  • Algunas mujeres tienen cambios temporales en su visión durante el embarazo debido a que aumenta la cantidad de agua dentro de sus ojos. Si usas lentes de contacto, te pueden resultar un poco incómodos.
  • Seguramente ya has notado que el vello de tu cuerpo y tu cabello en especial han cambiado: se han vuelto más brillosos y gruesos.

Tu bebé en embarazo de 20 semanas

  • Tu bebé mide ahora unos 17 cm. y pesa alrededor de 300 gr.
  • En esta etapa se da un proceso de desarrollo fino de los sentidos a nivel cerebral (gusto, olfato, audición y el tacto).
  • La piel comienza a perder su transparencia, bajo la capa de lanugo.
  • Seguramente recuerdas que el lanugo es la vellosidad que tienen los bebés en su cuerpo y que sirve para proteger la piel. Muchos bebés nacen con este vello y otros se les cae antes de que nazcan.
  • Por otra parte, sus pulmones y el tubo digestivo están madurando.
  •  Su cerebro ya cuenta con 30.000 millones de neuronas

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar